Cómo hacer jabón casero está cada vez más de moda, parece que el jabón casero de la abuela ha vuelto para quedarse. Muchos han comenzado a hacer su propio jabón, quizás por ahorrar dinero o por sus increíbles propiedades beneficiosas para el cuerpo, evitando de este modo, los químicos de muchos jabones del mercado.

Existen una gran cantidad de jabones caseros, ya que se puede elaborar con todo tipo de aromas, pero sin duda, el más demandado y utilizado de todos es el elaborado con aceite.

Si quieres descubrir cómo hacer tu propio jabón casero con aceite, aquí te mostramos cómo puedes elaborarlo. Conoce qué ingredientes necesitas, los materiales, la receta paso a paso para conseguir tu jabón totalmente artesanal. Incluso descubrirás los problemas más comunes y cómo solucionarlos.

Consigue los ingredientes naturales para elaborar tu jabón natural y disfruta de todas sus propiedades para el cuidado de tu piel. ¡Vamos a ello!

Ingredientes para hacer jabón casero

Los ingredientes para elaborar el jabón casero son sencillos, toma nota de ellos, para conseguir un jabón de aceite de oliva con una gran cantidad de propiedades hidratantes para tu piel. ¡Papel y lápiz, comenzamos!

  • 1 litro de aceite de oliva virgen
  • 125 gramos de sosa cáustica
  • 300 mililitros de agua

¡Eso es todo! Ves, te lo dije, los ingredientes son sencillos. El tipo de aceite a escoger es importante, puedes utilizar otro tipo de aceite para hacer tu jabón casero, pero el aceite de oliva virgen es el que más propiedades tiene, tanto culinarias como estéticas. Esto hará que tu piel luzca mucho más bonita y brillante.

Para poder elaborar el jabón casero perfecto es esencial saber el índice de saponificación de cada tipo de aceite, siendo la del aceite de oliva de 0,136.

Por lo tanto, es imprescindible mantener la cantidad marcada de aceite, si esta cantidad se cambia se tiene que modificar también la de sosa cáustica.

cabon casero

Receta para hacer jabón casero

Ahora que sabes que ingredientes necesitas para comenzar a elaborar tu jabón casero presta atención a los pasos que debes seguir para conseguirlo. ¡Aquí te traigo la formula para hacer jabón casero!

Es recomendable utilizar guantes, gafas para proteger los ojos e incluso mascarilla. Coge tu delantal para no mancharte y empieza a fabricar tu jabón casero.

Primero con mucho cuidado, comienza a echar la sosa cáustica en el agua, es importante hacerlo en este orden y no al revés.

Debes añadirla poco a poco, sin prisa, removiendo hasta que quede disuelto por completo. Tienes que mezclarlo con atención, evitando salpicaduras y movimientos fuertes, de este modo podrás conseguir diluir al completo la sosa.

La mezcla del agua y la sosa cáustica da lugar a una reacción química, que sin duda, provoca mucho calor.

De ahí viene el siguiente paso, que puede variar en función de hacer el jabón casero en frío o en calor.

Si lo prefieres en calor tienes que calentar el aceite en una olla hasta que se encuentre en una temperatura similar a la mezcla que has realizado con anterioridad.

Sí por el contrario, lo prefieres en frío, debes dejar enfriar la mezcla de sosa con agua.

Lo esencial de esta parte del proceso es que la temperatura de la mezcla y el aceite se encuentre lo más parecida posible. Está parte es primordial.

Remueve la mezcla sin parar, siempre en el mismo sentido que hayas comenzado, cambiar de izquierda a derecha o de derecha a izquierda ocasiona que el jabón se corte y estropeara al completo tu jabón casero.

Cuando va pasando el tiempo y comiences a notar que la textura de la mezcla cambia, parecida a la de la mayonesa, puedes parar de remover.

Si quieres, también puedes añadir algún aceite esencial o hierbas aromáticas para conseguir un agradable olor al utilizarlo.

Una vez hecho esto, es momento de echarlo a los moldes, tápalo con papel de horno o con un paño de cocina. Incluso puedes añadirlo a moldes con formas divertidas para personalizarlo aún más.

Deja que repose unos días, tienes que desmoldarlo y dejarlo en un lugar aireado hasta que se seque. ¡Tu jabón casero está listo!

jabon casero con aceite

Problemas al hacer jabón casero

A menudo, en la elaboración de jabones naturales hay algunos problemas que no siempre se saben resolver. Con suerte, te traigo los problemas más comunes y las posibles soluciones para evitarlos.

  • El peso de los ingredientes no es el ideal.

Una de los problemas más habituales es que por mucho que remuevas la mezcla, está no termina de endurecerse. Esto puede darse por no haber calculado con exactitud los ingredientes, es importante pesar antes todo lo que vas a utilizar para evitar este problema.

  • Jabón agrietado y quebradizo.

Esto suele ocurrir con frecuencia, debido a que la base de sosa y agua se haya sobrecalentado o haya perdido humedad. Es decir, no ha mantenido la temperatura necesaria en el proceso. Para solucionarlo, puedes meterlo dentro del congelador, con un cambio de temperatura brusco esto puede finalizar.

Cómo espesar el jabón casero

Es importante saber cómo endurecer el jabón casero, para ello, tienes que tener en cuenta tres cosas esenciales; la cantidad de agua utilizada, el aceite que has usado, en este caso, el de oliva y qué esencias aromáticas has añadido.

La cantidad de agua es lo que más influye a la hora de que un jabón casero sea más o menos líquido, por ello, no debes excederte en echar este líquido a la mezcla.

En su mayoría, el aceite de oliva suele producir jabones naturales duros, por lo que es común que esté lo suficientemente endurecido.

Sí lo quieres aún más espeso, puedes añadir algún aditivo para conseguirlo, como por ejemplo el aceite de coco o el ácido esteárico ¡en pequeñas cantidades! Aunque no es frecuente tener que utilizar ningún aditivo sí se ha elaborado el jabón con aceite de oliva.

Por qué no endurece el jabón casero

Las razones por las cuales no endurece el jabón casero suelen resumirse en dos, ya que son las más habituales.

  • Equivocación en la cantidad de la mezcla y en los ingredientes.

La principal razón por la que no endurece el jabón casero es por una fórmula desequilibrada, es decir, tiene un exceso de aceites blandos, por lo que no aportan dureza al jabón.

El aceite de oliva suele tardar tres días en endurecer, a pesar de tener un bajo índice de dureza, una vez terminado el proceso se consigue un jabón casero duro y de gran resistencia.

Por lo tanto, es importante mantener las cantidades propuestas en la receta para no tener este tipo de problema.

  • No remover siempre en el mismo sentido.

Por último, otra de las razones es el no remover la mezcla siempre en el mismo sentido que has comenzado. Es frecuente, cambiar el sentido sin darte cuenta, en un mínimo descuido todo el proceso puede ser un auténtico fracaso. ¡Ándate con cuidado al removerlo!

Ahora que sabes cómo fabricar tu propio jabón casero, los ingredientes necesarios y todos los problemas más habituales estás listo para ponerlo en práctica. ¡Disfruta del proceso de elaboración y de los resultados tan beneficiosos para tu piel!